El olfato es el sentido principal y el más desarrollado en los perros, tanto es así que es el primero que aparece nada más nacer, incluso antes que la vista o el oído.

Este sentido les ayuda a orientarse y a reconocer su entorno, además de relajarles y estimular su mente.

Hacer que nuestro perro utilice y fortalezca el olfato nos puede ayudar a que un perro nervioso o agresivo se relaje,  a adiestrarle para rescate o para que encuentre trufas,  o que un perro con mucha energía se canse, puesto  que 5 minutos de estimulación del olfato equivale a 5 minutos de juego.

Por ello, a continuación os contamos varios ejercicios que estimulan el olfato de nuestro perro.

Ventajas de los ejercicios de olfato

Los juegos de vista, como tirar la pelota o un palo, se centran en correr y en perseguir el objeto, lo que le repercute en su estado físico. Esto está bien, pero puede provocar al perro una obsesión con ese objeto, lo que se puede traducir en problemas de conducta.

ventajas ejercicio perro

Sin embargo, los juegos de olfato también son muy divertidos y consiguen plantear al perro nuevos retos y motivación, lo que les crea mucha satisfacción cuando lo resuelven.

En concreto, al practicar ejercicios de olfato les obligamos a realizar un esfuerzo mental y físico, pues ayudan a calmar a los perros más nerviosos,  y se divierten practicándolos, además de ser  beneficiosos para aquellos perros aburridos o tristes y reforzar la unión entre el perro y tú.

Tipos de  ejercicios de olfato

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no todos los perros pueden hacer todos los ejercicios, hay que escoger el perfecto para el nuestro. Además, no es recomendable superar 5 o 6 minutos diarios de juegos de este tipo.

tipos ejercicios olfato perro

Esparcir comida

La comida suele ser lo que más les vuelve locos a los perros, por lo que es el elemento perfecto para poder empezar a ejercitar el olfato.

Para ello,  debemos escoger la comida, chuches o premios que más le gusten a nuestro perro y a continuación la tenemos que esparcir por el suelo de una habitación de la casa o por el jardín para pedirle que la busque.

Si queremos dificultarle la tarea podemos hacer el ejercicio con la luz apagada o poner la comida no solo en el suelo sino también por alto, para que así se dé cuenta que también tiene que olfatear en otro sitio que no sea el suelo.

Esconder un juguete

Para algunos perros, una pelota o un peluche es lo que les vuelve locos, por lo que podemos aprovecharnos de esa debilidad para hacer este juego.

Debemos coger su juguete favorito y esconderlo por la casa y decir que lo busque.  Para empezar, tenemos que ponérselo fácil y para ello debemos esconderlo con el presente. Una vez  aprendido este nivel ya podremos esconderlo sin que nos vea.

Al ser un perro que le motiva mucho ese juguete se pasará rato y rato y no parará hasta que lo encuentre.

Obstáculos

En este juego podemos utilizar tanto juguetes como comida, lo que más le guste y motive a nuestro perro.

Tenemos que poner diferentes obstáculos por casa, delante del objeto o premio que hayamos escogido, como por ejemplo: cajas, palos, sillas, tubos, etc; para que tenga que salvarlos si quiere coger el premio.

Escondite

El escondite es un juego que les suele encantar a los perros, pero en el que no vamos a utilizar ni comida ni juguetes, sino que nosotros seremos el premio al que tienen que encontrar.

Para ello, nos esconderemos en casa en un lugar que no se nos vea a simple vista y cuando estemos ya escondidos, daremos la orden para que nos busque. Cuando nos encuentre, jugaremos con él y le premiaremos.

esconder juguetes

Ya veréis que juego más divertido.

«Los trileros» o «escoger la mano»

Estos dos juegos son muy parecidos. «Los trileros» son tres vasos que esconden un objeto, en este caso chuches y que se mueven, teniendo que adivinar dónde está el premio.

En este caso,  debemos realizar el movimiento delante de nuestro perro y hacer que nos indique de alguna manera el vaso que tenemos que dar la vuelta porque está el premio.

Un juego muy parecido es el de «escoger la mano». Nos guardaremos una chuche en una mano y haremos que nuestro perro lo olisquee y nos indique en que mano está la chuche. Deberemos seguir jugando hasta que acierte en que mano está.

Juguetes interactivos

A los perros les encantan los juguetes nuevos y más si pueden interactuar con ellos. Pues bien, en el mercado podemos encontrar diferentes juegos interactivos o juegos de inteligencia que permiten desarrollar, no solo la inteligencia de nuestro perro, sino también el olfato.  Uno de estos juguetes es el conocido “Kong”, un juguete que lleva dentro chuches y que el perro sacude para que caigan.

Otro de los juegos más conocidos es el de las casillas corredizas, un juguete que tiene compartimentos en donde se guarda la chuche y el perro tiene que mover para comérsela.

Alfombra olfativa

Por último, está este juego, que es una alfombra de pelo largo que se asemeja al  césped. La podemos comprar o incluso crear nosotros mismos.

En ella esparciremos comida, que se entrelazara con los pelos de la alfombra, lo que permitirá que no sea fácil coger el premio y que no se vea, por lo que es un juego muy entretenido y dinámico.

Con todos estos juegos y actividades, estamos seguros de que conseguirás entrenar el olfato de tu mejor amigo. ¿A qué esperas para utilizar estos trucos?

*Advertencia. El artículo de Rexpetfood.com muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares
Abrir chat