La obesidad es algo que preocupa a los humanos y, por ello, nos cuidamos. Pues bien, esta enfermedad es una de las que mayor atención debemos prestar para nuestros animales de compañía, sobre todo en los gatos, ya que no solo provoca un claro perjuicio estético sino también conlleva importantes problemas de salud como la diabetes o el colesterol alto.

Si tienes un gato y te preocupa el estado de salud del mismo, deberías prevenir su sobrepeso y para ello a continuación te explicamos cómo conseguirlo.

Causas del sobrepeso felino

Estudios realizados por la Asociación para Prevención de la Obesidad de Mascotas ha indicado que al menos el 60% de los gatos padecen sobrepeso.

Existen felinos que suelen ser más propensos a desarrollar esta enfermedad, ya sea en función de la raza, edad, tamaño, sexo (más propenso en hembras) o por problemas de salud crónicos. No obstante, debemos estar atentos y controlar a nuestro felino para que no engorde, ya que muchas veces creemos que éste tiene un peso normal y no es así.

causas obesidad gato

En cuanto a las causas por las que se desarrolla la obesidad en los felinos,  son muy parecidas a las que lo provocan en humanos.

En primer lugar, una alimentación desequilibrada, descontrolada y con abusiva comida humana puede provocar que nuestro gato engorde y llegue a padecer obesidad. Si a esto lo le añadimos el sedentarismo, es decir, la falta de ejercicio diario, las posibilidades todavía aumentan más.  Los felinos deben hacer ejercicio.
Otra de las causas más comunes es la esterilización, una vez esterilizado el gato es más propenso a engordar debido a su cambio de comportamiento alimentario, disminución del metabolismo basal  y la modificación de sus hormonas.

Prevención dela obesidad felina

Una vez hayamos visto que nuestro gato puede padecer esta enfermedad, lo primero que debemos hacer es llevarlo al veterinario para que lo examine y nos dé una dieta a seguir. Esta enfermedad se suele notar a simple vista ya que el gato promedio suele pesar entre 3,6 y 5,4 kilos.

prevencion sobrepeso gato

Además, si observamos al gato desde arriba, su cintura debe simular un reloj de arena que se adelgaza un poco en las costillas. Si por el contrario parece un cilindro o su cintura se ensancha por encima de las costillas, ese gato esta obeso.

Si por el contrario nuestro gato no padece todavía esta enfermedad, será necesario tener en cuenta las siguientes medidas para poder evitar que desarrolle obesidad.

En primer lugar, para llevar un control del peso de nuestro gato, es recomendable que se pese al felino constantemente, así conseguiremos darnos cuenta si estamos haciendo algo mal y podremos poner una solución antes de provocarle un problema a nuestra mascota.

En segundo lugar, como ya hemos comentado, la causa fundamental de la obesidad felina es la mala alimentación.

Pues bien, lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de determinar tanto el pienso como la cantidad que debemos darle en cada ración es la actividad diaria que realiza, ya que si realiza mucho deporte tendremos que darle una alimentación con mayor proteínas y calorías y, si por el contrario, no hace casi ejercicio, que suele ser la mayoría de los casos, ya que el animal se encuentra en un piso, le deberíamos dar un pienso light o bajo en calorías, además de racionar  la cantidad que les corresponde por peso o edad en dos o tres veces al día, en vez de dejar que lo racionen ellos.

Por otro lado, debemos recordar que la comida humana no les hace ningún favor a nuestras mascotas por lo que no es recomendable mezclarles nuestra comida con la suya.

obesidad gatos

En tercer lugar, tenemos a nuestras amigas las golosinas. Nos encanta darles esos premios a nuestros felinos, pero se recomienda  suprimirlas  si nuestro gato ya está obeso o dárselas esparcidas en el tiempo y siempre como apoyo a una conducta deseada, no simplemente porque nos apetece ya que contienen muchas calorías y mucha grasa. También podemos sustituirlas por chuches que les favorezcan, tales como la malta, que les ayuda a evitar bolas de pelo.

Por último, el ejercicio es fundamental para que nuestro felino no se convierta en un gato obeso. El gato debe hacer deporte diariamente. Si nuestro gato es casero y no sale a la calle tendremos que provocar el ejercicio, ya sea jugando con él, cómo construyéndoles un lugar de juegos.

En cambio, si vuestro gato suele salir a la calle, el mismo ya hará su ejercicio, no obstante siempre tenemos que tener cuidado y evitar que no salga en los momentos más calurosos del día para que no se ponga enfermo.

*Advertencia. El artículo de Rexpetfood.com muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares