Estamos en mitad de agosto, un mes veraniego muy deseado por todos por ser el comienzo de las más que merecidas vacaciones. Un mes muy querido, pero también muy caluroso, factor que puede ser muy peligroso para determinadas mascotas, en especial para nuestros amigos felinos. Al igual que a otras mascotas de nuestro hogar, como por ejemplo los perros, exponer a nuestro gato a altas temperaturas puede provocarle un golpe de calor, algo muy temido por las consecuencias fatales que puede tener para la salud de nuestro animal.

¿Qué es un golpe de calor?

“Golpe de calor” es el nombre común para denominar a la hipertermia o aumento patológico de la temperatura del cuerpo que provoca un colapso en el organismo del animal. Muy común en las épocas calurosas, por ende en los meses veraniegos, tiende a agravarse con la alta humedad en el ambiente, por lo que hay que prestarle especial atención durante estos días si tenemos algún gato a nuestro cargo.

Los gatos, con una temperatura media corporal que oscila entre los 39 ºC, disponen de mecanismos para regular el calor de su organismo, pero hay que recordar que ellos no sudan, por lo que en los días más extremos de verano suponen un problema para los felinos ya que les resulta más complicado eliminar ese calor en su cuerpo. A pesar de esta dificultad  a la que hacemos mención, es cierto que algo de temperatura suelen rebajar a través de su lengua, de sus almohadillas y de sus axilas, aunque no es suficiente para los meses de la época estival.

golpe calor

¿Afecta a todos los gatos?

En líneas generales, sí que se puede decir que el conocido golpe de calor afecta de igual manera a todos los gatos, independientemente de la raza, tamaño o edad, aunque no es menos cierto que la existencia de determinadas características en nuestro gato puede provocar un aumento considerable en las posibilidades de padecer esta enfermedad. Entre estos factores, hay que tener especial atención:

  • Si el animal padece alguna otra enfermedad, es muy probable que se encuentre algo más débil de lo normal, por lo que está más expuesto al calor.
  • Una larga actividad física de nuestro felino provoca un aumento más rápido de la temperatura corporal, algo que puede ser peligroso cuando no se está en un ambiente tan fresco.
  • Los gatos de morro chato son más propensos a sufrir por el calor, tal y como le ocurren a nuestros amigos caninos.
  • La obesidad o el sobrepeso también son circunstancias que pueden acrecentar la aparición de un golpe de calor en nuestro gato.
  • El color también es un factor muy a tener en cuenta cuando hablamos del calor, pues a un gato oscuro o de color negro le incide más calor que a un gato de tonos claros.
  • A pesar de no ser una característica tan relevante como las anteriores, es cierto que la edad puede llegar a influir en cierto modo ya que un gato más longevo es mucho más débil con lo que le rodea.

calor afecta gatos

¿Qué síntomas son los más comunes en los golpes de calor?

Es fundamental estar atento a si nuestro gato padece algunos de los siguientes síntomas ya que si es así es probable que esté sufriendo de hipertermia. Estos son:

  • Pereza o apatía
  • Dificultad en la respiración
  • Temblores
  • Vómitos
  • Mocosas o piel de color azul
  • Manchas de sangre en la piel
  • Mayor ritmo cardiaco

¿Qué hacer si nuestro felino sufre un golpe de calor?

prevencion gatos calor

Si observamos que nuestro gato se encuentra afectado por algunos de los síntomas anteriormente descritos, es fundamental acudir al veterinario con la mayor brevedad posible, aunque es verdad que algunas ocasiones no hay tiempo suficiente debido a lo rápido que puede actuar esta enfermedad. Si os ocurre esto último, os dejamos algunos consejos para saber cómo actuar:

  • Llevar a nuestro felino a un lugar fresco para que no continúe aumentando la temperatura.
  • Aplicar algo de frío por la cabeza, cuello, ingles y axilas del animal para que la sangre caliente no suba al cerebro.
  • Poner a nuestro gato bajo el grifo del agua templada para humedecerle la boca, pero nunca obligándolo a beber porque se puede ahogar. Una vez que la respiración se tranquilice, retirarlo del mismo.
  • Mantener su temperatura corporal colocándole una toalla húmeda, pero nunca envolviéndolo.

¿Cómo prevenir o evitar un golpe de calor?

Aprovecha estos consejos que te damos a continuación, tu amigo felino lo agradecerá cuando el calor aprieta:

  • Refúgialo del calor.
  • Ponerle agua fresca e ir renovándosela constantemente, así mantendrá la lengua fresca, que como recordaréis es una de las partes por donde nuestro gato expulsa el calor. Otro buen consejo para mantener el frescor del agua es colocar el recipiente a la sombra y en diferentes lugares de la casa.
  • Mantener húmedas las patas y almohadillas.
  • Eliminar sus pelos muertos ya que los mismos evitan una buena transpiración del felino.
  • No retenerlos en espacios pequeños y calurosos.
  • Evitar las grandes ingestas y el ejercicio en los momentos más calurosos.

Con todos estos consejos, estamos seguros de que agosto no se le hará tan cuesta arriba a nuestro gato. ¡Asegurado!

*Advertencia. El artículo de Rexpetfood.com muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares
Abrir chat