Hoy iniciamos una nueva serie en la que repasaremos las enfermedades más comunes del gato con el objetivo de ayudarte a prevenirlas o a reconocerlas y a tratarlas en caso de que tu felino se vea afectado. Y empezamos con una de las enfermedades más habituales: la bronconeumonía.

Los gatos son muy susceptibles a sufrir bronconeumonía, y se la considera muy grave ya que pone en peligro su vida. Es especialmente grave en cachorros y gatos ancianos o en gatos inmunodeprimidos a causa de enfermedades previas como la leucemia, de modo que hay que visitar al veterinario tan pronto como se detecten los primeros síntomas.

Qué es la bronconeumonía

La bronconeumonía es una infección pulmonar que en los gatos suele estar causada por virus y agravada por bacterias, que aprovechan los daños causados por los virus para instalarse y hacer empeorar el cuadro infeccioso. Otra causa muy común en gatos es la infección por inhalación de aire con elementos externos no adecuados, como por ejemplo el ácido gástrico procedente de un vómito.

Condiciones favorables a la bronconeumonía

El frío no es una causa directa de bronconeumonía, pero sí es una circunstancia externa que favorece el desarrollo de la enfermedad. Tal y como te contábamos hace unos días, los cambios bruscos de temperatura en invierno entre el interior y el exterior hacen que los gatos sean mucho más vulnerables a este tipo de infecciones.

bronconeumonia_1

Asimismo, la alimentación de tu gato es muy importante para fortalecer o debilitar su condición física y su sistema inmune, así que asegúrate de proporcionarle una buena comida para gatos durante todo el año para prevenir enfermedades.

Y, finalmente, ten en cuenta que si tu gato tiene tendencia genética a desarrollar la enfermedad, es más probable que la desarrolle y reincida que un gato sin ese bagaje genético. ¿Cómo lo sabrás? Si tu gato ya ha desarrollado previamente la enfermedad, tendrá más números de recaer en el futuro.

Síntomas de la bronconeumonía

Los síntomas de la bronconeumonía son bastante fáciles de detectar:

  • Fiebre
  • Tos productiva
  • Burbujeo en el pecho al respirar
  • Dificultades para respirar y para tragar
  • Secreciones (mucosidades) nasales y oculares
  • Falta de apetito
  • Decaimiento general
  • En casos graves, cianosis o falta de oxígeno, que se manifiesta primariamente en las mucosas (encías y párpados inferiores): si están azuladas, tu gato está sufriendo una falta de oxígeno significativa

Qué hacer ante una bronconeumonía

Tal y como decíamos al principio, la bronconeumonía es una enfermedad que puede provocar la muerte de tu gato, así que no dejes pasar ni un minuto desde el momento en que has detectado que podría sufrir la enfermedad.

bronconeumonia_2

Dirígete de inmediato a tu veterinario. Allí se le hará a tu gato una placa para determinar el estado de sus pulmones, un análisis de sangre para determinar su estado físico y sus niveles de oxígeno en sangre, e incluso es posible que se le haga un análisis del líquido pulmonar para determinar la causa de la infección o incluso el tipo de virus o bacteria que la ha provocado y poder proporcionarle el tratamiento más adecuado.

Tratamiento de la bronconeumonía

En los casos más graves, es decir, en los casos en los que el gato sufra cianosis, tu mascota deberá quedarse ingresada hasta que mejore su estado general. Asimismo, si se determina que la infección ha sido por inhalación, también se quedará ingresado ya que en estas circunstancias se desaconseja la toma de antibióticos orales.

Cuando ya puedas tratarlo en casa, normalmente el tratamiento incluirá:

  • Buena hidratación, esencial para mantener en buen estado los fluidos corporales y contribuir a que el cuerpo del gato elimine las mucosidades
  • Antibióticos, que previenen un agravamiento del cuadro clínico y ayudan a luchar contra la infección
  • Antiinflamatorios, que contribuyen a mejorar el estado general del gato, a bajarle la fiebre y, en general, a descongestionarlo

Un punto importante en el tratamiento es la alimentación. Un gato con bronconeumonía tendrá afectado su olfato debido a las mucosidades, pero en los gatos el olfato es el sentido que les indica si una comida puede comerse o no. Sin ese sentido, el gato perderá el apetito y no comerá nada, corriendo el peligro de que deteriore de nuevo su estado general.

Para evitarlo, los primeros días de enfermedad es conveniente proporcionarle al gato pienso húmedo que tenga un olor fuerte o calentarlo para que desprenda aroma, de manera que el gato, aun con mucosidades, pueda oler la comida y aceptarla. Pasados los días críticos, ya puedes alimentar a tu gato con tu pienso para gatos habitual.

Esperamos que este post te haya resultado útil para comprender y detectar mejor la bronconeumonía, una de las enfermedades más comunes del gato.

Imágenes | Pixabay, Fotolia.
Foto de cabecera | Pixabay.

*Advertencia. El artículo de Rexpetfood.com muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

shares
Abrir chat